Posted on Leave a comment

Cuidados básicos para lucir una piel perfecta

La piel de nuestro rostro está constantemente expuesta a los agentes externos. El aire o los rayos solares inciden de forma continua sobre la piel de nuestro rostro y eso hace que sea necesario tener unos cuidados especiales sobre la misma para mantenerla en óptimas condiciones.

Mucha gente cree que para mantener la piel del rostro impecable es necesario invertir una gran cantidad de tiempo, pero lo cierto es que con tres sencillos pasos nuestro rostro puede lucir su mejor versión.

El primero de los cuidados básicos de la piel de nuestro rostro es la limpieza. Es importante limpiar nuestra piel tanto por la mañana como por la noche. Por la mañana preparamos nuestro rostro para aguantar el resto del día mientras que con el lavado de la noche eliminamos todas las impurezas y la suciedad que nuestro rostro ha ido acumulando durante el día. En el caso de pieles grasas o normales podemos usar jabones o geles adaptados a nuestro tipo de piel, pero en el caso de las pieles secas es mejor no usar agua y optar por otros productos como el agua micelar o las leches limpiadoras.

Una vez que la piel está limpia es hora de hidratar. Cada piel es distinta y a cada una le va mejor un tipo u otro de crema. Nosotros os recomendamos elegir siempre cremas que estén indicadas para vuestro tipo de piel y alternar el uso de dos cremas diferentes para que la piel del rostro no se acostumbre a ellas.

Por último no debemos olvidarnos del contorno de ojos. Esta piel es la más sensible dentro de nuestro rostro y merece un cuidado específico. Los contornos de ojos nos ayudan a evitar la aparición de arrugas de expresión y la sequedad que suele sufrir la piel de esta zona del rostro.

Con estos tres sencillos pasos y una correcta elección de los productos, nuestro rostro lucirá su mejor aspecto.

 

Si te gusta el post dale like! 🙂

 

Posted on Leave a comment

Rhianna y las pelucas

Pocas celebritys pueden presumir hoy en día de ser tan camaleónicas como Rhianna. La de Barbados es capaz de aparecer un día con el pelo corto y al día siguiente se pasea por una alfombra roja con una melena larga y rizada.

En el caso de la cantante estos rápidos cambios de look no se deben al uso de extensiones, sino al uso de pelucas. Ella misma ha reconocido en más de una ocasión que es una auténtica adicta a las pelucas y que las usa prácticamente en cualquier ocasión.

Rhianna gasta miles de dólares al mes en comprar pelucas de cabello natural confeccionadas especialmente para ella. Cuenta además con un equipo de estilistas que se encargan de peinar y cuidar las pelucas para que luzcan siempre su mejor aspecto y nunca viaja sin ellas.

Al tratarse de pelucas de calidad, pueden ser teñidas, lavadas, secadas y peinadas cientos de veces sin ningún tipo de problema, para que así la cantante pueda lucir el peinado que más le apeteza cuando quiera.

El rojo es uno de los colores predilectos de Rhianna y en más de una ocasión la hemos visto lucir una melena pelirroja, ya sea en versión lisa, en versión rizada o incluso con mechas y es que la gama de pelucas rojas de Rhianna es bastante extensa. Aunque también la hemos visto en alguna ocasión luciendo melena rubia.

Para aquellas artistas como Rhianna a las que les gusta cambiar habitualmente de estilo, las pelucas se han convertido en un elemento imprescindible. A través de las pelucas la de Barbados puede cambiar la longitud, el color y el estilo de su peinado a placer y sin tener que someterse a largas sesiones de peluquería. De esta forma ahorra tiempo y además consigue que su pelo natural no resulte dañado.

Posted on Leave a comment

¿Qué ocurre si no te desmaquillas?

Maquillarse es una buena manera de salir al mundo luciendo nuestra mejor cara. Con ayuda de la base y el maquillaje podemos disimular algunas imperfecciones como los granitos o las ojeras de no haber descansado lo suficiente. Gracias a productos como el rimel, las sombras de ojos, el colorete, el pintalabios, etc. podemos resaltar lo mejor de nuestra fisionomía, pero lo que nunca debemos pasar por alto es la necesidad de desmaquillarnos.

Quitarse el maquillaje suele ser una actividad que da bastante pereza, especialmente si lo dejamos para última hora del día, por eso es mejor limpiar nuestro rostro al llegar a casa y no dejarlo para justo antes de irnos a dormir.

Nuestra piel necesita respirar y el maquillaje impide que lo haga con normalidad, obstruyendo los poros y provocando la aparición de los antiestéticos granitos. Además la acumulación de maquillaje hace que nuestra piel esté menos flexible y elástica, lo que se traduce en un peor aspecto y en una aceleración del proceso de envejecimiento.

La epidermis necesita oxigenarse y nutrirse y para eso es esencial retirar las capas de maquillaje y limpiar a la vez el sudor y la polución que haya podido quedar adherida al rostro.

Para eliminar bien los restos de maquillaje y que la piel luzca su mejor aspecto podemos usar diferentes productos. Para las que tienen prisa y no quieren invertir demasiado tiempo en desmaquillarse están las toallitas desmaquillantes, aunque para una limpieza más profunda de la piel puede optarse por otras alternativas como la leche limpiadora, el agua micelar o simplemente agua y algún limpiador jabonoso. Para eliminar productos más fuertes como el rimmel podemos usar un desmaquillante especialmente indicado para los ojos.

Finalizada la limpieza y eliminado todo rastro de maquillaje, no hay que olvidar aplicar una hidratante de noche.